miércoles, 19 de agosto de 2009

Alan Turing héroe de la evolución


Alan Turing es uno de los tantos héroes de la evolución humana. Llevó nuestro conocimiento a nuevas fronteras y gracias a él tenemos computadores y fue posible detener a los nazis.

Sin embargo fue sometido a una ignominia propia de tiempos oscuros. La humanidad dará un gran paso evolutivo reconociéndolo como merece. La campaña es apoyada por Richard Dawkins.



Rehabilitar al héroe Turing
EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN LONDRES
Alan Turing había sido vitoreado como héroe de guerra por su decisivo papel en descifrar los códigos nazis, particularmente los de la máquina Enigma. Pocos años después, su vida terminaba tras dar unos mordiscos a una manzana impregnada de cianuro: un final al que probablemente le abocó el trato recibido a raíz de su condena por homosexual.
Una campaña con más de setecientas firmas del mundo académico y los derechos civiles reclama al Gobierno británico que pida perdón por haber criminalizado y empujado a la muerte al destacado matemático Alan Turing (1912-1956), uno de los padres de la ciencia de la computación. Precusor de la informática moderna, Turing ha dado el nombre al premio de más prestigio en el mundo de la computación ; ideó la «máquina de Turing», un modelo computacional, y a él se debe la «prueba de Turing» sobre inteligencia artificial.
Se da por sentado que el científico se suicidó, tal como constó en el veredicto oficial, aunque algunas hipótesis hablan de asesinato o suicidio forzado tras el que se encontrarían los servicios secretos, temerosos de que la homosexualidad de Turing fuera una debilidad susceptible de chantajes. En cualquier caso, según denuncia la campaña emprendida, el Gobierno de la época le había puesto en una situación difícil de soportar.
La increíble carrera de Turing quedó truncada en 1951, cuando a sus 39 años se encontraba en la madurez profesional. En esa época, el matemático trabajaba en la Universidad de Manchester y pasó varias noches con Arnold Murray, un obrero de 19 años. Murray mantenía relaciones sexuales con diferentes hombres, cuyas casas eran desvalijadas por un ladrón que estaba al tanto de las citas. Los robos se hacían durante las noches en que el inquilino se ausentaba para dormir con Murray, con la convicción de que nadie denunciaría el robo por temor a que se conociera la secreta homosexualidad.
Turing también fue robado. En lugar de guardar silencio acudió a la Policía y tuvo que admitir haber mantenido relaciones homosexuales. Celebrado el juicio, fue condenado por «indecencia». Para evitar la condena por un delito que normalmente estaba penado con dos años de cárcel, aceptó someterse a un tratamiento hormonal destinado a reducir la libido.
Romper el Enigma
La castración química hizo que le crecieran los pechos y se descompensara su atlética figura. Se le prohibió viajar a Estados Unidos, lo que limitaba su actividad y proyección como científico, y su reputación se derrumbó por la publicidad que se dio al caso.
El informático John Graham-Cumming, impulsor de la campaña para que el Gobierno de Gordon Brown pida perdón por la actuación de las autoridades británicas precedentes, considera que «lo más irritante es que murió con sólo 41 años simplemente por ser homosexual. Era un héroe de guerra. De no ser por Turing, ahora estaríamos todos hablando alemán».
Aunque exagerada esta última apreciación, el mérito de Turing es innegable. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó en el descifrado de los códigos nazis en Bletchley Park, la localización escogida por el Gobierno de Churchill, en la población de Milton Keynes, a 80 kilómetros al norte de Londres, para que los expertos británicos descubrieran el secreto lenguaje del enemigo.
Durante algún tiempo, Turing fue el director de la sección Naval (a la que entonces estaba escrita el espionaje) que buscaba romper el código de la máquina Enigma utilizada por el Estado Mayor alemán. El éxito en la empresa permitió acelerar el final de la guerra y dio el triunfo a los aliados.

5 comentarios:

irichc dijo...

La verdad es que me aburre el santoral ateo.

eduardo blasina dijo...

Tienes otros santorales disponibles que tal vez prefieras, y muchos otros blogs por ahí de los que ocuparte.

eduardo blasina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
irichc dijo...

Aburre, por no decir algo peor. Llamar "héroe de la evolución humana" a alguien es lo mismo que llamarlo "superhombre" u "orgullo de la raza". Si Turing, en lugar de homosexual, hubiera sido cristiano militante, al hipócrita de Dawkins no le merecería ninguna atención.

eduardo blasina dijo...

Irichc, tu comentario no aporta nada, tienes un montón de otros blogs que visitar. Te agradezco sigas tu camino y no insistas con este. A Turing le debemos las computadoras y en parte la derrota del nazi fascismo, fue además injustamente discriminado. y ciertamente en este blog no se trata igual a discriminadores y discriminados. De paso, ve y lee a ese gran científico que es Dawkins y no vuelvas a escribir tonterías por aquí.